En esta página web utilizamos cookies, lo que nos permite prestar un servicio de mayor calidad. Si utilizas nuestros servicios o continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies, cuya configuración puedes variar en cualquier momento. Política de cookies

CAJA DE CLASIFICACIÓN MADERA NATURAL – GRAPAT

GRAPAT0038

Con esta bandeja podrás tener ordenados pequeños tesoros y  piezas sueltas, cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa, a partir del orden la imaginación fluye.

Dimensiones: 4,4 cm x 29,5 cm x 4,5 cm

Piezas: 1

Edad: a partir de 3 años

32,80 €impuestos inc.

Según la mirada de Reggio Emilia, el orden y la belleza son fundamentales porque cuando el material está organizado, invita y provoca a generar momentos de juego de calidad.

Esta bandeja con separadores permite ofrecer una gran variedad de materiales a la vez. Los compartimentos acogen, contienen y limitan y así los niños pueden ordenar y clasificar todos aquellos elementos pequeños que son parte de su entorno.

Características del material:

Dimensiones: 4,4 cm x 29,5 cm x 4,5 cm

Piezas: 1bandeja de madera con múltiples compartimentos

Edad: a partir de 3 años

El juego desestructurado permite a los niños jugar marcando sus propias reglas, no hay instrucciones, un objeto puede ser cualquier cosa, para pasar a ser otra más tarde. Mezclar diferentes objetos de juego, piezas, elementos naturales, todo es posible.

Los objetos del juego desestructurado evolucionan con el niño, que juega con ellos según su desarrollo, siguiendo su propio ritmo evolutivo. Poder explorar diferentes formas de juego, tocar, manipular, buscar sus propias creaciones y soluciones, favorece su propia independencia, la capacidad de tomar decisiones, ensayar el error, rectificar. En definitiva, el juego desestructurado va más allá que un simple juego pues aporta al niño habilidades de aprendizaje que favorecerán su desarrollo emocional.

SOBRE GRAPAT

Grapat es la idea de Casiana y Jordi, que tras observar a su primera hija en sus primeros años de juego e inspirándose en ella, decidieron dedicarse a la creación de juguetes de madera, sencillos, que invitaran a jugar, inventar, a ser aquello que cada niño deseara en cada momento.

Grapat cuida sus materiales, trabaja con maderas que provienen de bosques sostenibles, los tintes no cubren la madera, dejan ver la veta y tener contacto con ella. En contacto con la saliva pueden llegar a desteñir un poco, pero son completamente seguros y no tóxicos (cumplen con todas las normativas europeas del juguete). Los colores se inspiran en el arco iris, pero también en las estaciones y los cambios de la naturaleza. Las piezas pueden limpiarse con un trapo húmedo, no es conveniente sumergirlas en agua.

Grapat colabora con fundaciones que se ocupan de personas con discapacidades psíquicas que hacen labores de packaging para ellos. También realizan colaboraciones con personas en riesgo de exclusión social que ayudan en sus talleres.

30 otros productos de la misma categoría: