CARRETES DE MADERA de GRAPAT

GRAPAT0002

¿Para qué sirve un carrete de madera? ¡Para jugar por supuesto! Grapat nos ofrece un sinfín de posibilidades, además de un regalo para la vista y el tacto, con estos sencillos juguetes de madera. ¡Juego libre y desestructurado para estimular la imaginación!

Dimensiones: 4.5 cm de alto, 2.5 cm de Ø

Piezas: 18

Edad: a partir de 10 meses

27,70 €impuestos inc.

Los carretes de madera de Grapat son un juguete sencillo, que recupera los antiguos carretes de hilo. Este objeto en desuso se convierte en un juguete perfecto en manos de un niño; apilar, contar, construir, mezclar con otros objetos o juguetes, ser lo que el niño decida, miles de posibilidades de juego se ponen al alcance. Están pintados en los colores del arco iris con tinte que deja ver la veta de la madera y sentir su textura.

Características del juguete:

Dimensiones: 4.5 cm de alto, 2.5 cm de Ø

Piezas: 18

3 tipos diferentes de carretes pintados en los colores del arco iris. Incluye una bolsa de tela para guardarlos.

Edad: a partir de 10 meses

El juego desestructurado permite a los niños jugar marcando sus propias reglas, no hay instrucciones, un objeto puede ser cualquier cosa, para pasar a ser otra más tarde. Mezclar diferentes objetos de juego, piezas, elementos naturales, todo es posible.

Los objetos del juego desestructurado evolucionan con el niño, que juega con ellos según su desarrollo, siguiendo su propio ritmo evolutivo. Poder explorar diferentes formas de juego, tocar, manipular, buscar sus propias creaciones y soluciones, favorece su propia independencia, la capacidad de tomar decisiones, ensayar el error, rectificar. En definitiva el juego desestructurado va más allá que un simple juego pues aporta al niño habilidades de aprendizaje que favorecerán su desarrollo emocional.

SOBRE GRAPAT

Grapat es la idea de Casiana y Jordi, que tras observar a su primera hija en sus primeros años de juego e inspirándose en ella, decidieron dedicarse a la creación de juguetes de madera, sencillos, que invitaran a jugar, inventar, a ser aquello que cada niño deseara en cada momento.

Grapat cuida sus materiales, trabaja con maderas que provienen de bosques sostenibles, los tintes no cubren la madera, dejan ver la veta y tener contacto con ella. En contacto con la saliva pueden llegar a desteñir un poco, pero son completamente seguros y no tóxicos (cumplen con todas  las normativas europeas del juguete). Los colores se inspiran en el arco iris, pero también en las estaciones y los cambios de la naturaleza. Las piezas pueden limpiarse con trapo un húmedo, no es conveniente sumergirlas en agua.

Grapat colabora con fundaciones que se ocupan de personas con discapacidades psíquicas que hacen labores de packaging para ellos. También realizan colaboraciones con personas en riesgo de exclusión social que ayudan en sus talleres.

30 otros productos de la misma categoría: